De vez en cuando nos encontramos con clientes que desean comprar listas. Aunque pueda parecer una forma fácil y rápida de hacer crecer la base de datos de contactos, en la mayoría de los casos provoca más daño que beneficio.

Todo el mundo desea tener una nutrida base de datos, más contactos implican más posibilidad de mayores ingresos. Aunque esto pueda parecer una afirmación válida, si conseguir contactos consiste en comprar listas, verás explotar la burbuja antes de lo que piensas. De hecho, podría tener el efecto contrario. 

 

En primer lugar, veamos los aspectos legales. La legislación europea establece que solo se pueden enviar correos electrónicos comerciales a destinatarios que hayan dado su consentimiento explícito previo (también conocido como Opt-in) y solo hasta el momento en que cancelen la suscripción (Opt-out). Solo se pueden enviar newsletters a aquellos usuarios con quienes se hayan tenido contactos comerciales previos y con una cláusula de participación explícita y, una vez más, solo hasta que cancelen su suscripción. Dado que se trata de una ley europea, todos los países de Europa deben respetarla y no se permite que estos apliquen una versión menos estricta de la ley aunque, desde luego, tienen derecho a implementar una política más restrictiva, como por ejemplo la legislación alemana. 

En el caso de las listas compradas, posiblemente el vendedor que recopiló las direcciones de correo electrónico fue el único que recibió la cláusula de participación. Muchas de estas empresas pedirán a sus suscriptores permiso para compartir sus direcciones de correo electrónico con sus socios pero, generalmente, el suscriptor no tiene idea de quienes son dichos “socios”.

Los usuarios de estas bases de datos recibirán de repente correos electrónicos de un remitente desconocido. En este momento, se encenderá una alerta roja en el destinatario que no ha solicitado en ningún momento dicho e-mail, que nunca ha tenido trato con dicha marca y que, probablemente, nunca ha escuchado hablar de ella. Sinceramente, yo tampoco confiaría en newsletters de ese tipo. ¿Qué es lo primero que se hace con los correos electrónicos sospechosos? ¡Enviarlos a la carpeta de correo no deseado!

Aunque esto pueda parecer una acción inocua, tienes que tener en cuenta que cuando los usuarios envían tus correos a la carpeta de spam, también están dañando gravemente tu reputación. Una mala reputación hace que tus e-mails, incluso aquellos enviados a direcciones de correo electrónico adquiridas de forma legítima, nunca lleguen a la bandeja de entrada y que se coloquen de manera instantánea en las carpetas de correo no deseado o, lo que es peor, que acaben bloqueados. Verás que tus ingresos caen en picado y tu estrategia se desmorona como un castillo de naipes. Incluso el pequeño porcentaje de usuarios de esa lista adquirida que abran tu correo electrónico no supondrá una gran diferencia. 

 

Además del riesgo de quejas por correo no deseado, también existe el riesgo de entrar en las llamadas spam traps. No siempre está claro de dónde obtienen sus datos los proveedores de listas y es muy posible que estas bases de datos contengan direcciones de e-mail creadas para capturar spammers. Por supuesto, estos proveedores nunca te lo dirán y no tienes forma de verificar que no haya spam traps en la lista, ya que no se pueden identificar. Esto significa, además, que no hay forma de comprobar si te han incluido en una lista negra por culpa de una lista comprada. Si alguna vez te encuentras en esta situación no tendrás argumentos contra el vendedor. Las spam traps pueden dar lugar a sanciones de inmediato por parte de los proveedores, que pueden tardar semanas o incluso meses en resolverse. No hay soluciones rápidas en este caso.

Dicho esto, por favor no compres listas. Los profesionales del marketing tienen que centrarse en crear buenos programas de adquisición para hacer crecer tus bases de datos de manera orgánica y compartir contenidos interesantes y pertinentes para mantener el interés de los suscriptores y lograr que sigan abriendo estos correos electrónicos y sigan interactuando con tu marca. 

 

Mira nuestra plataforma
EN ACCIÓN

Solicita tu demo