En los años ochenta los empollones lo tenían difícil. Los típicos cerebritos, hiperinteligentes y con pocas habilidades sociales que aparecen en comedias clásicas de instituto como La revancha de los novatos vivían a la sombra de sus archienemigos los musculitos. Los empollones tenían siempre el temor de terminar recibiendo una paliza después de clase o de acabar con la cabeza en el contenedor.

Hemos llegado a 2015 y ya no es ningún secreto que los empollones dominan el mundo. El antiguo nerd Bill Gates ya demostró a la comunidad global de musculitos quién manda, al convertirse en el hombre más rico del mundo. Siguiendo su estela, la élite actual incluye a tecnócratas como Mark Zuckerberg, Larry Page y sus colegas de Silicon Valley; se puede decir que ellos son algunos de los hombres más ricos, y más nerds, del planeta ¡Game over musculitos!

En 2015, los marketers también tienen que canalizar al nerd que llevan dentro, en lo que respecta a llevar sus iniciativas de marketing, a un nuevo nivel. El secreto está en los datos de clientes y en lo genial que puedas ser con ellos, ya que son la clave para el futuro del marketing.
 

Demasiados datos, poco tiempo

Ahora los departamentos de marketing se enfrentan a un desafío importante: los consumidores hiperconectados actuales, con sus dispositivos móviles siempre encima, están generando cantidades ingentes de datos a una velocidad cada vez mayor. Los consumidores facilitan con gusto información como sus preferencias y historiales de compra, proporcionando a los marketers justo lo que necesitan pero quizás sean más datos de los que pueden manejar.
 

Como comentábamos antes, el mercado global del big data está explotando y en 2018 tendrá un valor de 48.300 millones de dólares según un reciente estudio de Transparency Market Research. Y no es ninguna sorpresa que las mayores tasas de crecimiento se den en el segmento del almacenamiento, con una impresionante TCAC (tasa de crecimiento anual compuesta) del 45,3 %. 

El almacenaje de datos está muy bien pero lo que se está complicando es el aprovechamiento de estos datos para adquirir una inteligencia factible del cliente; del tipo de la que permite a los responsables de la toma de decisiones generar diálogos segmentados y personalizados para conseguir fidelidad a largo plazo. Para complicar aún más las cosas, algunos datos valiosos todavía se quedan al margen, ocultos en las sombras, como los cerebritos en la cafetería del instituto de los años ochenta, estos datos permanecen a la espera de que la persona adecuada, con la perspicacia necesaria, los descubra y los aproveche.
 

La revancha de los nerds del marketing

El problema es que la mayoría de las empresas buscan en otro lugar, recurren a “expertos digitales” para excavar y activar los datos pero solo en casos muy contados, estos expertos también están familiarizados con los principios del marketing.
 

¿Sería posible que alguien más pudiera echar un vistazo? Alguien inteligente, con talento, un poco friki, incomprendido quizás, pero con experiencia tanto en marketing como en el mundo digital. Lo que el mundo necesita para sacar partido a todos estos datos es un nuevo tipo de genio: el nerd del marketing.

Los nerds del marketing marcan la diferencia centrándose en los datos relevantes y abriendo nuevos silos de datos. Pero, ¿quienes son exactamente? Aparte de la ya característica sudadera con capucha, los rasgos personales del nerd del marketing incluyen, entre otros:

  • Ansia de números: A los nerds del marketing les encanta tener montones de datos y mantener un suministro constante de información. Esto incluye pruebas de landing pages, newsletters, campañas de email marketing de cumpleaños, etc. Todo ello para futuras mejoras.
  • Olfato para detectar lo esencial: Sus gafas de pasta nunca pierden de vista la imagen global, el nerd del marketing pregunta: ¿Son necesarios todos estos datos? ¿Qué conjunto es más relevante? ¿Estamos utilizando los canales adecuados? Y, al mismo tiempo ¿Nos estamos perdiendo lo esencial?
  • Experiencia de marketing inquebrantable: Estos nerds son expertos de primer nivel en marketing y siempre mantienen y utilizan estos conocimientos. 
  • No temen a los algoritmos: Los softwares de automatización de marketing como el de Selligent son la varita mágica que los nerds de marketing necesitan para su magia. ¡Abracadabra! Informes, perfiles, desgloses, clasificaciones automatizadas se materializan de la nada.

El recurso más importante en el arsenal del nerd del marketing es, sin embargo, su pasión por los datos, el yin de su yang como experiencia en marketing. Además, un don para los lenguajes de programación (no a nivel experto) también ayuda a la hora de transformar flujos de datos en campañas de éxito. Combinando su amor por el marketing y por el big data, los nerds del marketing están a la vanguardia de las campañas de marketing de nueva generación. Déjales que lleven el volante y conducirán tus acciones hacia el éxito, dirigiéndose a los segmentos de clientes adecuados con mensajes pertinentes a través de todos los canales apropiados. Una llamada para todos los nerds del marketing ¡ha llegado el momento vuestro momento de brillar!

¿Crees que llevas dentro un nerd del marketing y quieres unirte a Selligent? Consulta los empleos disponibles en nuestra página de oportunidades laborales y envíanos tu CV: www.selligent.com/es/careers   

Mira nuestra plataforma
EN ACCIÓN

Solicita tu demo