Observatorio de tendencias: el futuro del marketing de los relojes inteligentes y las wearables

 
 

El futuro está claro: los consumidores hiperconectados del mañana serán, en su mayor parte, consumidores móviles.

En Estados Unidos, este mes de marzo, y por primera vez en la historia, el número de usuarios adultos de internet que solo utilizan dispositivos móviles ha superado al de aquellos que solo usan dispositivos de sobremesa (ComScore). Hace tan solo un año, los usuarios que empleaban dispositivos de sobremesa doblaban a los usuarios que utilizaban dispositivos móviles.

Añadiendo más leña al fuego, la aparición de un nuevo nivel en materia de conectividad móvil ha contribuido al impulso de esta tendencia. Las tecnologías portables, wearables, y los relojes inteligentes (por ejemplo, el Apple Watch, cuyas existencias están a punto de agotarse) permiten a los usuarios conectarse a internet sin necesidad de sacar sus smartphones del bolsillo.

 

Las wearables crean literalmente una conexión sin obstáculos con el sistema nervioso del consumidor mediante la transmisión de alertas vibratorias y otras notificaciones táctiles. Dicho de otro modo: son el sueño de cualquier profesional del marketing. De hecho, se espera que el gasto en publicidad en los relojes inteligentes alcance los 69 millones de dólares anuales en 2019 (Juniper Research). Por su parte, se espera que el mercado de los dispositivos electrónicos portables de uso deportivo alcance los 5.000 millones de dólares en 2016 (Gartner).  

Sin duda, estamos hablando de un panorama lleno de posibilidades para los marketers y tan solo estamos dando los primeros pasos en nuestro viaje dentro del sector del marketing aplicado a las wearables. Teniendo en cuenta todo esto, hay una serie de tendencias en desarrollo y estrategias que nos permitirán estar a la altura de los consumidores hipermóviles del futuro.

 

Una nueva economía basada en las aplicaciones

El catálogo de Apps para el Apple Watch cuenta en la actualidad con unas 4.000 aplicaciones desarrolladas por terceros. Sin embargo, la mayoría de ellas se limitan a convertir el reloj en un mando a distancia para las Apps instaladas en el iPhone. Por lo tanto, hay margen de mejora y numerosos incentivos para el desarrollo de nuevas aplicaciones.

 

Muy pronto, los desarrolladores recibirán el kit que les permitirá desarrollar aplicaciones nativas para el Watch; probablemente, en la WWDC de Apple que tendrá lugar en junio. Será en ese momento cuando el dispositivo empezará a mostrar su verdadero potencial. Sobre todo, si tenemos en cuenta que, aunque resulte difícil de creer, las aplicaciones deportivas actuales desarrolladas por terceros no pueden acceder al pulsímetro integrado en el Apple Watch. #empezamosmal

 

Los datos serán recopilados por los sospechosos habituales

Lo más probable es que la enorme cantidad de datos recopilada por las wearables y los relojes inteligentes termine almacenada en los servidores de aquellas empresas que ya cuentan con toneladas de información sobre los estilos de vida de los consumidores. Nos referimos a compañías como Facebook, Apple o Google.

Aunque no debemos preocuparnos. Estas almacenadoras de información suelen colaborar con los equipos de marketing, por lo que podremos acceder a conjuntos de datos como los relativos a las ubicaciones o a las métricas sobre salud, eso sí, seguramente por un precio adicional. Teniendo en cuenta esto, es probable que el coste de crear su propia aplicación para relojes inteligentes ya no le parezca tan elevado.

 

El marketing basado en la ubicación va a experimentar un crecimiento importante

Gracias a la tecnología de las wearables, los movimientos del cliente se convierten literalmente en un viaje entre hitos basados en su ubicación, que los departamentos de marketing digitales denominan disparadores.

Los relojes inteligentes y las wearables de uso deportivo calculan de forma regular la ubicación de sus usuarios. Esto abre una amplia gama de posibilidades de cara a la conexión de mensajes digitales con experiencias en el mundo real. Desde invitar a los usuarios a una tienda de materiales de construcción cuando estos pasan por el escaparate, hasta enviar un cupón para productos de nutrición deportiva después de finalizar un entrenamiento; las marcas pueden contar historias de gran valor gracias a los disparadores basados en la ubicación.

 

Los relojes se convierten en carteras y cupones instantáneos

La avanzada tecnología NFC integrada de serie en el Watch ofrece el exclusivo servicio Apple Pay, que permite realizar pagos de forma sencilla y sin problemas desde un doble punto de vista. En primer lugar, los usuarios pueden pagar con tan solo un gesto de la muñeca y además, abre para los marketers un mundo lleno de posibilidades: ¿y si ofrecemos a los usuarios cupones de descuento que puedan utilizar en tiendas tanto físicas como virtuales directamente a través del ecosistema de pagos móvil? Esto permitiría eliminar la necesidad de introducir códigos de cupón específicos y abriría la posibilidad de ofrecer descuentos personalizados e instantáneos.

 

El registro de las actividades deportivas abre nuevas oportunidades en materia de marketing

Los rastreadores deportivos, que se conectan de forma regular a las aplicaciones instaladas en los smartphones y a los centros de datos en la nube, registran toneladas de datos sobre sus usuarios. Este enfoque va más allá del ámbito meramente deportivo. Por ejemplo, IBM ha puesto en marcha una nueva unidad de negocio (con el apoyo de Apple) para convertir los datos personales en "nuevas soluciones de gestión de la salud y del bienestar para empleados".

A pesar de que muchos consumidores pueden negarse a poner información sobre su salud a disposición de las empresas en las que trabajan, las posibilidades orientadas al marketing son ilimitadas. Conocer lo que sus clientes quieren en cada momento es muy sencillo cuando se puede medir su pulso real actual.

 

Compresión al máximo

Al principio, los de 140 caracteres de Twitter era considerado por muchos profesionales del marketing como algo demasiado limitado. Sin embargo, comparado con las diminutas pantallas de muchos dispositivos wearables (el Apple Watch está disponible con pantallas de 1,5 y 1,7 pulgadas) esos tweets adquieren proporciones épicas. 

 

Teniendo en cuenta este nuevo estándar, es necesario que los mensajes y las notificaciones puedan visualizarse sin problemas en las pantallas de los relojes inteligentes. Apple ha considerado este problema e incluso ha desarrollado una nueva tipografía, la San Francisco. A pesar de ello, será necesario comprimir el contenido considerablemente para contactar correctamente con los consumidores de tecnologías wearables. A pesar de todo, hay buenas noticias, la lectura principal seguirá teniendo lugar en las "grandes" pantallas de los smartphones.

 

El tiempo es la clave

En los smartphones, el envío de notificaciones (incluso aquellas que se hacen con la máxima sincronización), requieren la cooperación del usuario, es decir, requieren que este levante la mano y mire la pantalla del teléfono. En el caso de los relojes inteligentes, se enviará una vibración de forma instantánea, lo que invitará a los usuarios a ver el mensaje con tan solo mirarse la muñeca.

Puesto que los relojes inteligentes suelen llevarse puestos a todas horas, resultan esenciales para insertar mensajes en tiempo real en las vidas de los clientes. Sin embargo, es necesario actuar con cautela.

 

Atención: respete el espacio personal del consumidor

Gracias a las notificaciones y a los mensajes basados en vibraciones, el Apple Watch ofrece a los marketers la posibilidad de tocar literalmente a los consumidores. Por ese motivo, es esencial respetar este nivel de confianza y la privacidad de los clientes.

Los equipos de marketing tienen que actuar con inteligencia a la hora de enviar push notifications, así como mantener una frecuencia de mensajes adecuada para dejar a los clientes su propio espacio.

 

Los dispositivos inteligentes requieren una gestión de datos más inteligente

Ahora que los marketers tienen acceso a toda la información procedente de múltiples puntos de contacto digitales, es más importante que nunca pulir las habilidades digitales para hacer customer journeys personalizados y a escala. El enfoque ya no pasa por grandes cantidades de datos, sino por el uso de la información de forma inteligente, y que sea relevante en función de las preferencias de los clientes y de sus patrones de comportamiento.

Supported by an omnichannel audience engagement platform like Selligent, marketers can transform customer intelligence into 1:1 dialogues while keeping up with the increasingly mobile lifestyles of today’s hyper-connected consumers.
 

 

For inspiration on what you can achieve with mobile technology, download our Mobile Guide here.