Lista de tareas para mejorar tus emails esta primavera

 
 

Ya ha llegado la primavera, y, con ella, las tareas propias de la estación; le decimos adiós al invierno y recuperamos el espíritu de la transformación para centrarnos en nuestras campañas de email.

Si llevas a cabo una limpieza a fondo, podrás:

  • Definir estrategias clave para los meses venideros de verano, que son generalmente más tranquilos, y prepararte para la cuesta arriba de finales de Q3 y durante todo Q4.
  • Identificar las áreas de trabajo para los becarios de verano.
  • Deshacerte de proyectos, campañas y canales de bajo rendimiento e invertir tu presupuesto en áreas que realmente te resulten rentables.
  • Identificar proyectos para los que necesitarás presupuesto y recursos extra el año siguiente.
  • Garantizar que todo funciona correctamente.

Cuando te pongas a completar esta lista de tareas deberás tener claro dónde estás hoy, y hacia donde te diriges en el futuro. Esto no solo servirá para construir el futuro, sino para optimizar los recursos con los que cuentas actualmente. Asegúrate de documentar todo lo que descubras y pon en marcha un plan de acción para definir presupuestos, fechas límite, recursos y resultados.

El listado

Establece objetivos. Entiende lo que estás intentando conseguir: ¿quieres optimizar campañas existentes? ¿O quieres crear nuevas? ¿Quieres incorporar nuevos canales? ¿Limpiar campañas y canales que no funcionan? ¿Conseguir una métrica en particular?

Entiende a tu audiencia. Audita para entender a qué público estás llegando y a quien quieres llegar. ¿Tienes la intención de optimizar tu campaña para un segmento nuevo, para consumidores actuales o para los dos? ¿Esperas alcanzar mercados a nivel global? ¿Qué sabes de estos grupos?

Vuelve a revisar el customer journey. Revisa todos los touchpoints y los mensajes enviados en el customer journey. ¿Has encontrado incongruencias? ¿Deficiencias? ¿Oportunidades?

Conoce bien a todas las partes involucradas. Crea documentación sobre tus partners internos y tus agencias. ¿Ha llegado el momento de unificarlos para impulsar los planes de Q3 y Q4? En caso de que quieras lanzar un canal nuevo, ¿podrás utilizar recursos internos o necesitarás un partner externo?

Evalúa tu tecnología. Crea documentación de la tecnología con la que cuentas. ¿Cuál es el rendimiento? ¿Está interconectada? ¿Actualizada? ¿La utilizas?

Documenta tus workflows técnicos. Haz un inventario de la cantidad, calidad y variedad de datos que has almacenado. Ten en cuenta los datos nuevos que podrían utilizarse para entender mejor a los consumidores, y no solo los existentes, sino los futuros. Considera también los datos procedentes de terceros que podrían mejorar los perfiles actuales.

Investiga los datos defectuosos. Inconsistencias, lapsos y conexiones ilógicas que todos encontramos en nuestros sistemas. Ten en cuenta las estructuras temporales establecidas para poder trabajar con sistemas antiguos. ¿Cuáles se deben a tus objetivos y cuáles al historial de requisitos de la empresa?

Documenta tus campañas. Incluye datos relevantes como la audiencia, fechas límite, mensajes prioritarios, KPIs, rendimiento, fuentes de los datos, triggers, etc. Valora qué campañas deberían continuar, ser revisadas, replicarse en otros canales o eliminar.

Almacena los KPIs. Define o revisa los indicadores que utilizas para medir el éxito de tus campañas.

Guarda informes. ¿Qué tipo de informes tienes? ¿Cuáles quieres guardar? ¿Cuáles quieres mejorar? ¿Qué les falta? ¿Tienes un dashboard? ¿Tienes información clave derivada de tus informes en la que quieres basar tus próximas acciones?

Prepárate para el futuro. Evalúa lo que necesitarás para canales nuevos y emergentes. Garantiza que tienes el presupuesto y el tiempo necesarios para el proceso de innovación y el testing necesarios para crecer.