Enviar emails en vacaciones: calidad antes que cantidad

 
 

Con las vacaciones a la vuelta de la esquina, es un buen momento para recordar la importancia de tener una lista limpia para impulsar el ROI y reducir los bloqueos de los ISP que tan caros nos salen. Los remitentes que se centren en la calidad antes que la cantidad estas vacaciones, serán recompensados consistentemente con unas tasas de engagement más altas y con menos problemas en sus envíos.

Engaged segment

Para aumentar el tamaño de un segmento activo:

  • Crea una estrategia de reengagement automatizada para los inscritos que no hayan abierto un mensaje en los últimos 6-12 meses.

 

Sending performance

Para mejorar el funcionamiento de los envíos para una audiencia activa:

  • Si es posible, segmenta listas en base al nivel de engagement: alto, moderado, bajo. Sáltate a los que no estén activos. Envíale mensajes primero a los usuarios con un engagement alto para reducir los problemas de entregabilidad de los más activos por culpa de los suscriptores menos activos. Hay más posibilidades de que los usuarios con un engagement bajo marquen tus mensajes como correo no deseado, tengan una bandeja de entrada llena o tengan cuentas abandonadas que el ISP quizás haya convertido en un colector de spam. Elimina las direcciones que no tengan el formato correcto (p. ej. fdfdsd[at]34dsds[at]ssd).
  • Programa mailings con tiempo de sobra para que se completen antes de que el suscriptor se ponga en acción.

 

Blocking

Para reducir el riesgo de que el ISP te bloquee:

  • Elimina las direcciones con hard bounce.
  • Elimina las direcciones que hayan tenido soft bounce al menos tres veces, y considera eliminar aquellas que tengan la bandeja de entrada llena desde el primer soft bounce.
  • Elimina las direcciones del tipo: info@, postmaster@, abuse@, support@, techsupport@.
  • Considera utilizar un mecanismo de doble opt-in cuando sea posible para confirmar las suscripciones antes de las campañas de vacaciones. Hacer esto reducirá mucho el riesgo de enviar mensajes a bandejas de entrada desconocidas o a usuarios que no hayan pedido tu mensaje.
  • Debes saber quiénes son los usuarios que han puesto quejas (y que no les envíes nada más). Haz un seguimiento de aquellas direcciones desde las que se han quejado a través de los sistemas de feedback del ISP. Cuando añadas los nuevos opt-ins a la lista, descarta también a los que se hayan quejado, ya sea quitándolos de la lista que vas a cargar o suprimiéndolos a la hora del envío.
  • Elimina a tus suscriptores inactivos. Si no han abierto un email durante mucho tiempo, ¡deja que se vayan! Las direcciones que no se involucren o que estén abandonadas poseen un riesgo más alto de convertirse en un colector de spam y si nuestro mensaje acaba en esta carpeta, aumentaría el riego de ser bloqueado por el ISP.
    • Ofrece opciones de gestión a tus suscriptores cuando se den de alta:
    • Ofréceles una manera fácil de darse de baja de una comunicación, o de todas. Muchos de ellos marcarían el mensaje como correo no deseado si tardan más de dos minutos en poder darse de baja.
    • Ofréceles una manera fácil de elegir recibir menos emails. Es posible que algunos quieran reducir el volumen o la cadencia de las comunicaciones y no eliminarlas por completo necesariamente.
    • Implementa un centro de preferencias para darles más control sobre las comunicaciones que desean recibir; es posible que sólo quieran recibir otro tipo de mensajes.
    • Considera todos los opt-outs por igual, ya provengan del centro de preferencias, del enlace para darse de baja, vía email o call center.

 

Ponte en contacto con nuestro equipo o con tu Relationship Manager si tienes preguntas o si necesitas ayuda para implementar cualquiera de estas recomendaciones.

¡Qué tengas unas buenas vacaciones!

¿Buscas mejorar tu uso del email? Aquí encontrarás nuestra guía de marketing sobre como diseñar y enviar emails.