¿Cumplen tus emails tu propuesta de valor?

 
 

Algo me viene molestando en los últimos meses, en mi bandeja de entrada no hay tanto contenido consumer-first como debería, en cambio, leo mensajes miopes de marcas que pierden la oportunidad de deleitarme, como habían prometido. ¿Qué quiero decir con esto? Que hay muchas marcas que son conocidas por ofrecer muy buenos productos/servicios y una gran experiencia del consumidor, de hecho, son famosas por esto, sin embargo, a menudo, fallan en cuanto a las comunicaciones con el consumidor se refiere.

Vamos a explorar algunos ejemplos para ayudarte a evitar este tipo de emails:

  1. Un servicio de transporte compartido conocido me envió un email sobre una oferta en Kansas City cuando estaba haciendo un viaje muy caro en Manhattan, sólo 30 minutos antes. Lo que es peor, yo le había dado permiso a esta marca para hacer un seguimiento de mi ubicación (esto es el centro de su negocio), y es, también, la razón por la que me encanta usar esta empresa cuando viajo. El recibir el email de Kansas City, poco después de recibir la factura de mi viaje a miles de kilómetros de distancia, fue una experiencia discordante y exasperante. Además, sólo he utilizado el servicio en Kansas City una vez, hace ya unos meses.
  2. Una cadena de artículos deportivos me envió un email para comprar mercancía de un equipo ganador de un campeonato que no me interesaba en absoluto. El email no contenía ningún otro enlace para, quizás, comprar otros artículos que me pudieran interesar. Esto está muy lejos de la experiencia en tienda, donde el servicio es de primera clase y puedo comprar a la perfección exactamente lo que quiero.
  3. Un servicio de suscripciones, que me envían productos mensualmente, me pidieron rellenar un formulario sobre mi perfil al registrarme. Este servicio se encarga de enviarme productos basados en mi perfil y saben a la perfección qué enviarme. Los emails que recibo, sin embargo, no contienen información o productos relacionados con los datos que he compartido con la compañía. Amo los productos que recibo, pero los emails, simplemente, no son de ninguna ayuda.

Estos casos mencionados son solo un ejemplo del tipo de emails que las compañías me envían regularmente, compañías con grandes propuestas de valor, pero con una ejecución de email deficiente. Si tienes en mente la siguiente afirmación, y modificas tu estrategia, pronto alinearás la promesa de tu marca con tus emails. ¿Estás preparada/o?

 

Identifica como tus clientes disfrutan más comprando tu producto o servicio a través del canal principal y tradúcelo a un email.

Tan sencillo como eso.

¿Eres un minorista que se enorgullece de ofrecer una experiencia personalizada en tienda para ayudar a los compradores? Asegúrate de que tus emails también ofrecen productos personalizados basados en su perfil. Considera incorporar un vídeo para hacer posible esa experiencia personalizada en tus emails. En el caso de una compañía de transporte compartido, averiguar la ubicación del usuario a través de campañas de supresión que son irrelevantes, o incluso abiertamente afirmando la ubicación actual del cliente, no es raro, no lo es cuando la premisa del negocio es saber la ubicación del cliente.

Es evidente que el marketing y el merchandising todavía están controlando el contenido del email, en lugar de tener en cuenta lo que necesita el cliente. Me gustaría que el email pasara a tener un papel de facilitador, a convertirse en el medio para crear experiencias de marca extraordinarias. No, no estoy diciendo que el email no deba vender, por supuesto que debe vender, pero debe hacerlo de una forma útil, poniendo al cliente primero.

Así como un dependiente no correría hacia mí para tratar de venderme una camiseta de un equipo que no me gusta, tampoco se debería hacer por email. No es útil, y no me está haciendo querer comprar nada. Ahora, con más del 50% de los correos que se abren en cualquier desde los móviles, va a ser un momento aún más crítico para las marcas que rápidamente logren responder a esta pregunta en el lugar de los clientes: "¿Qué hay en el email para mí?”. Observa y aplica lo que ha funcionado para tu negocio y aplícalo al email marketing; y las ventas lo dirán todo.

¿De qué forma estás haciendo realidad la promesa de tu marca por email? ¿Has recibido algún email excepcional últimamente? Comparte tu experiencia en los comentarios.