¿Cómo mides el valor de tus inversiones en tecnología?

 
 

Una de las cosas más difíciles cuando tomas decisiones respecto a la tecnología para tu empresa es cuantificar su valor para garantizar que has tomado las decisiones adecuadas. Claro que siempre puedes comparar características y evaluar subjetivamente el potencial de los beneficios que te ofrecen, pero es un gran reto definirlos de manera objetiva y convertir tu teoría en el resultado final.

Por esta razón utilizamos calculadoras y modelos que nos ayudan a generar ciertas métricas. Y es, en este punto, cuando descubrirás una sopa de letras de acrónimos infinita, así como ROT o TCO. Soy ex analista de Forrester y director de investigación, y acabamos de encargarle a Forrester Consulting que complete otra sigla: TEI, Total Economic Impact (impacto económico total).

Me gustaron muchas partes de este proceso: 1) está en el nombre, mide el impacto económico total de la inversión en la solución durante tres años; 2) lo lleva a cabo una independiente y respetada empresa de investigación; y 3) se adapta a toda una serie de variables: riesgo, flexibilidad, recursos internos, partners, etc.

Me he dado cuenta de que la mayoría de los análisis sobre el coste total de la propiedad fallan en la parte del “total”. Evalúan los costes de IT y se proponen ahorrar en este campo (tiempo, personas, etc.) y no suelen fijarse en cómo mejorar la eficiencia del usuario de la empresa o la eficacia del negocio en sí mismo como lo haría un estudio de ROI, aunque, es cierto, que dichos estudios de ROI tampoco van mucho más lejos.

El estudio de Forrester Consulting del 2017 sobre el impacto económico total de Selligent (TEI) observa costes y beneficios minuciosamente. Forrester entrevistó a clientes que usan la plataforma y entendió los beneficios que estos obtienen y el impacto económico de dichos beneficios: una mejora en la eficiencia, un aumento en la retención de clientes, un incremento en los ahorros derivados de la consolidación, etc. El estudio profundiza para entender lo mucho que un cliente gana a partir de dichos beneficios y para obtener una perspectiva “total”. Aplicando el mismo proceso a los costes, el estudio no solo tiene en cuenta los costes del software y de los servicios profesionales, si no que tiene en cuenta los costes del desarrollo interno y de los partners. Además, según los resultados de las entrevistas realizadas con dichos clientes, podemos confirmar que cuentan con el conocimiento sobre los riesgos y con cierta flexibilidad.

Asimismo, es importante saber reconocer que dos clientes nunca serán iguales, es por esto que Forrester tiene una aplicación con la que los prospects personalizan la plataforma según las necesidades específicas de sus empresas, de la manera más relevante posible para cada usuario.

Si quieres ver un ejemplo del caso de éxito de TEI que Forrester llevó a cabo para Selligent, haz clic aquí. Además, aquí podrás ver una versión básica de dicha personalización. ¡La personalización completa implica que tengamos una charla y nos encantaría escucharte!